miércoles, 3 de diciembre de 2014

EQUIPO RECOMENDADO - TARJETA DE MEMORIA

Las cámaras van evolucionando continuamente y el aumento de resolución nos obliga a tener tarjetas de memoria con mayor capacidad.


A la hora de elegir una tarjeta de memoria no hay que escatimar en precio y huir de todas aquellas que ofrecen una gran capacidad y un precio excesivamente reducido.

Mi recomendación es tener como mínimo dos tarjetas de memoria de 8 GB de capacidad como mínimo, sobre todo si disparamos en RAW. Digo esto por que aunque las hay de 16 GB o de 64 GB, incluso de mas capacidad, si alguna vez pierdes una tarjeta ( cosa que ya me pasó a mí) o se estropea, siempre dispones de otra. Otro motivo es que la electrónica avanza a un ritmo vertiginoso y por el mismo precio que gastes hoy en una tarjeta, en cuestión de pocos meses tendrás disponible otra con el doble de capacidad.

Todas las tarjetas de la misma capacidad no son iguales, aparte de la diferencia de marcas lo que hay que tener en cuenta es la velocidad de escritura, el tiempo que transcurre entre que disparamos la foto hasta que se guarda la imagen en el archivo, Normalmente viene indicado por un numero de clasificación, Clase 4 , clase 8, 10, etc, asegúrate de comprar una de clase 10, luego aparece otra cifra indicando la velocidad de escritura, 40 mg/s, 80 mg/s,  95 mg/s , megas por segundo, cuanto mayor sea este numero mas rápida es la tarjeta, esto es un dato importante a la hora de sacar el mayor provecho del disparo en ráfaga y a la hora de transferir las imágenes a nuestro ordenador.


La cámara tiene una memoria interna llamada búfer, en la que almacena las imágenes antes de escribirlas en la tarjeta de memoria, esto lo podemos ver en el visor de la cámara, indicado por una cifra, a medida que vamos disparando se va reduciendo ese numero, y aumentará una vez se vayan escribiendo en la tarjeta memoria, dependiendo de la cámara tendrá mas capacidad de búfer unas que otras. Una vez que se llena el búfer aunque dispares en ráfaga la cámara dejará de disparar hasta que se vacíe por completo o tenga espacio para alguna foto, Entonces es aquí donde entra en juego una tarjeta de memoria rápida de escritura. Cuanto mayor velocidad de escritura tenga, antes se vaciará el búfer.

A la hora de terminar una sesión de fotos trasfiere las imágenes a tu ordenador o disco duro y después formateala desde la cámara, aunque puedes vaciarla desde el ordenador, es preferible formatear la tarjeta desde la cámara, que no es lo mismo que borrar las imágenes. Esto te lo digo por que alguna vez puede pasarte que vayas a hacer fotos y te encuentres con que todavía tienes imágenes de la semana pasada y no tengas suficiente espacio en la tarjeta para las nuevas imágenes, así que acostúmbrate a transferir las imágenes al PC o disco duro una vez terminada la sesión y a formatear la tarjeta en cuanto las hayas transferido.

Exportalas, copialas, pero nunca realices la acción de cortar y pegar, en el transcurso de esa acción puedes tener un corte de luz y algunas imágenes podrían desaparecer por completo.

Como comentaba antes, la electrónica avanza rápido y en la actualidad están saliendo al mercado unas tarjetas Wi-Fi, que con solo instalar una aplicación en el móvil o la tableta, podemos acceder a las fotografías. Desde el ordenador se realiza a través de cualquier navegador web. No todas estar tarjetas permiten la transferencia de archivos RAW, pero si la versión Pro X2



No hay comentarios:

Publicar un comentario